Estudantes de ESO e Bacharelato falan en público por primeira vez.

Carlos Camaño, vicedirector do Instituto Ricardo Mella de Vigo, cre que o obradoiro Como Falar en Público impartido no seu centro de ensino fixo que os seus alumnos descubriran “ese potencial que levan dentro e que ás veces descoñecen”. E así foi. No Ricardo Mella impartín a miña primeira clase dentro de EduMotiva, unha iniciativa da Consellería de Educación da Xunta de Galicia na que colaboro.

vigo general.jpeg

A sesión de dúas horas impartida en Vigo achegou o mundo da oratoria a mozos de ESO e Bacharelato. Pedinlles que primeiro se sentaran aqueles aos que lles daba un medo terrorífico falar en público; despois, sentaron os que sentían só un pouco de inquedanza, e quedaron en pé oito: os que mesmo disfrutaban cun micrófono na man. Entre eles, estaba Alexandra, unha rapaza de Ourense que pronunciou un discurso moi emotivo.

vigo Alexandra.jpeg

Pero para case todos eles coller un micrófono supoñía un reto que eles pensaban que non poderían cumplir. Traballamos na perda do medo escénico, creamos un ambiente propicio á confianza e, voilá, ¡miragre! Os alumnos do IES Ricardo Mella soltáronse e foron capaces de atraer a atención dos seus compañeiros falando de sí mesmos.

vigo chica.jpeg

Non sei para eles, pero para min foi unha experiencia maravillosa que, de feito, penso repetir noutros centros de ensino de Galicia.

QUEN É QUEN EN EDUMOTIVA. (La Voz de Galicia)

Lecciones que aprendió Google con “la crisis del niño que gastó 100.000 euros porque quería ser youtuber”

“Google reclama más de 100.000 euros a un niño de 12 años que quería ser youtuber”. Este titular, que un diario alicantino publicó a principios de octubre de 2016, desembocó en una crisis de comunicación que vamos a analizar en esta entrada. El muchacho había abierto por error una cuenta en AdWords –el servicio de publicidad de Google–, con lo que en vez de estar cobrando por las visitas y la publicidad que podía contener su canal de Youtube, estaba, en realidad, contratando servicios publicitarios.

inventa blog
Anaïs Pérez, directora de Comunicación de Google para España y Portugal, en el foro Inventa tu Comunicación, que la escuela Inventa organizó en Santiago de Compostela.

La noticia que había publicado el periódico local dio el salto a los medios de implantación nacional… y también, claro, hasta el despacho de Anaïs Pérez, la responsable de comunicación de la compañía para España y Portugal.  Anaïs intuyó desde el primer momento que tenía ante ella una crisis, una “situación inesperada derivada de un hecho que pone en tela de juicio la reputación de una empresa”, según explicó en el foro Inventa tu Comunicación.

Su equipo se puso inmediatamente a trabajar en la resolución del caso. Comenzaron con un análisis de la información que se estaba produciendo y continuaron transmitiendo toda la información disponible en esos momentos a los equipos internos de Google. Finalmente, se lanzó al exterior un mensaje unívoco.

El primer comunicado aún no contenía toda la información que Google facilitaría sobre el caso. Se decía que estaban “analizando este caso”. Pero a las 24 horas comunicaban esto:

“Hemos analizado este caso y no hemos recibido dinero de este usuario. Vamos a proceder a cancelar el saldo pendiente de Google Adwords. Muchos servicios online incluyendo Google AdWords, tienen restricciones de uso por edad. Sabemos lo importante que es mantener el entorno de la familia seguro en Internet, por eso los padres pueden encontrar información sobre cómo hacerlo en el Centro de Seguridad Familiar de Google”.

A raíz de esta reacción, lograron titulares muy diferentes a los del inicio de la crisis, como el que decía “Google cancela la deuda de 100.000 euros al niño ‘youtuber’ que contrató publicidad por error”.

inventa blog logros.jpeg

¿Qué aprendieron con esta crisis? Según explicó Anaïs en el foro, a no dejar pasar los pequeños detalles (un titular en un periódico local puede crecer y crecer, como ocurrió); a mantener la calma; a valorar la coordinación y la rapidez, pero sin precipitación; a lanzar un único mensaje –veraz, por supuesto– para mantener la consistencia; a analizar cómo “aterriza” el mensaje en los medios y en el usuario final; a sacar conclusiones de lo que había pasado, y a pensar en qué se puede hacer para evitar que se repita una crisis como la del ‘niño youtuber’.

inventa blog anais en sofá.jpeg
Eloy Gesto, director de la Escuela Inventa, y Sandra Castro, coordinadora del Foro, en un momento de la charla con Anaïs Pérez.
inventa blog ponentes.jpeg
El foro Inventa tu Comunicación destacó por la calidad de sus ponentes y su brillante organización. ¡Para repetir!
inventa jurado
En el centro de esta foto de Xaime Cortizo [www.xaimecortizo.com], los miembros del jurado (de derecha a izquierda, el cómico Víctor Grande; la directora de la Fundación Ramón Rodríguez, María Gómez-Reino; Ana Manteiga, directora comercial de la cadena SER en Galicia, y yo mismo) aparecemos rodeados de Manuel Paderne y Eloy Gesto, trainer y director de la escuela Inventa
inventa blog david.jpeg
De los doce ponentes no profesionales que participaron en el foro, el ganador fue David Conde. Profesional de la banca privada reconvertido en emprendedor del sector fintech, cautivó al público y al jurado con su charla sobre los algoritmos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA ESCUELA INVENTA EN ESTE ENLACE:

http://www.escuelainventa.com/

Pierde de una vez el miedo escénico, con la ayuda de 6 refranes o frases populares.

“Quien tiene boca se equivoca (popular)”. Todos nos equivocamos, pero hay que ‘equivocarse bien’. El público disculpa casi siempre al ponente que corrige su error haciendo uso del sentido común y del sentido del humor. El error es tuyo, no responsabilices a nadie de tu equipo (si se corta el micrófono, no hables de “fallo técnico”, ni mucho menos de “un fallo del técnico”) pues tu audiencia no te lo perdonará.

“El hábito hace al monje (popular)”. Aquí sí se cumple el refrán. Hablamos del hábito -y no de la vestimenta-, de hacer normal aquello que ahora nos da miedo. La superación del miedo escénico requiere práctica y continuidad. Hay que aprovechar cualquier oportunidad para hablar en público. Entre los grandes oradores hay grandes tímidos que, a base de constancia y esfuerzo, superan su timidez.

“Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que solo le falta abrir la boca para caer en ella (Séneca, 2AC-65). O te apasiona tu tema de presentación o se notará tu desinterés. Mejor si es un ‘entusiasmo voluntario’. Si tienes que exponer algo que no te interesa, búscale el interés, vincúlalo de alguna manera a algo que te apasione. Jeff Bezos, fundador de Amazon, asegura que uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado y que “uno no elige sus pasiones” sino que “las pasiones lo eligen a uno”.

miedo.png

“Si puedes controlar la información, puedes controlar a la gente” (Tom Clancy, novelista). Si te has documentado casi hasta la saturación –ese punto a partir del cual ya no encuentras novedad alguna en tus investigaciones– tendrás más información de la que necesitas. Finalmente, no sacarás a la luz mucha de esa información, pero transmitirás seguridad porque sabes de qué estás hablando. Hay que documentarse bien, con datos, argumentos y anécdotas… pero sin contar todo lo que sabes. Deja algo para responder a las preguntas que te harán. No está de más que elabores un argumentario con las respuestas a esas posibles preguntas del tribunal de tus trabajos de fin de grado o máster (TFG o TFM) por ejemplo.

“Hay que poner plazos largos a las dificultades” (Augusto Roa Bastos, novelista). Tu exposición, por muy importante que sea, forma parte de un todo. Es una pequeña parte de tu proyecto personal o profesional de vida. Ni una buena presentación te garantiza el éxito ni una mala supondrá el fracaso de por vida. Pero hay que tener un “todo”, eso es importante: un proyecto a largo plazo en el que insertes esa tarea que te obliga a hacer un esfuerzo. De la misma manera, divide tu texto en tramos para tener clara la idea –el mensaje– de cada tramo. Una mala exposición de uno de los párrafos no supondrá el fracaso en el tramo siguiente.

Los males previstos resultan menores”. (Séneca). La importancia de prever con pesimismo y visualizar con optimismo.

Es muy probable que, si algo puede fallar, falle. Por eso, toma precauciones. Si no conoces el espacio donde vas a hablar, procura conocerlo. Interésate por la megafonía, si el micrófono es de mano, de pie o de diadema, si vas a hablar de pie o sentado, si es un acto formal o informal, si tendrás un atril para dejar los papeles… Y haz lo mismo con el público. ¿Qué tipo de público va a escucharte?  Tampoco está de más que charles con los primeros que hayan llegado: te tranquilizará comprobar que se interesan por lo que les vas a contar. El entrenador de Michael Phelps, Bob Bowman, reveló que “visualizar los retos a diario” es una técnica utilizada en el entrenamiento. Los deportistas de élite suelen recurrir a la visualización positiva. Se ven a ellos mismos alcanzando el éxito en esa prueba. Haz lo mismo. Piensa en la sensación grata que te producirá superar el reto.

ourense
La Fundación Salcines organizó el curso de Oratoria y Media Training. Alumnos de todas las universidades de Galicia han podido asistir a estas clases, que he tenido la suerte de haber impartido junto con un gran profesional de la comunicación, Iván Olmos. En la foto, parte de los asistentes a la sesión celebrada en la facultad de Derecho de Ourense.

Cómo entrenar la voz para comunicar

Marta Pinillos acumula 20 años de experiencia en el estudio y la observación de las voces del mundo. Diplomada en Logopedia por la Universidad Complutense de Madrid, máster en Logopedia por la Universidad de Vic y máster en Comunicación Verbal por la Universidad de Ann Arbon Michigan, Estados Unidos, Pinillos es la responsable del extraordinario crecimiento profesional experimentado por miles de profesionales gracias al uso correcto de la voz. 

Por eso es un lujo poder incluir en mi blog esta infografía de su autoría. Un gráfico que nos introduce en el mundo de la oratoria estratégica:

CUIDA TU VOZ.png

Si estás en Madrid o puedes acercarte, te recomiendo que pienses en la posibilidad de apuntarte a este curso. Tienes más información en el blog de Marta Pinillos [www.martapinillos.com]

CURSO MARTA

El debate académico, el gran olvidado de la enseñanza… hasta ahora.

Algo se mueve, afortunadamente, en el mundo del debate académico. Escuelas de negocios como EF Business School lo incluyen ya en sus planes de estudios, como una actividad académica destacada. “Mediante la discusión y un método sistematizado de debate, los alumnos obtienen fuertes competencias de investigación, de trabajo en equipo y comunicación eficaz”, dice la web de esta escuela de finanzas ubicada en Oleiros (A Coruña). 

ef-blog-1
El tema de discusión en esta Liga de Debate era las consecuencias económicas de la independencia en Cataluña. Con un sorteo se decide qué equipo se posiciona a favor en contra.
EF BLOG 2.jpeg
Participar en una Liga de Debate no sólo proporciona al alumno formación en comunicación eficaz; además, el estudiante adquiere conocimientos sobre el tema que se debate, pues se ve obligado a realizar una intensa tarea de investigación previa.
ef-blog-4
La de juez es una figura fundamental en todo debate. En esta sesión he tenido el privilegio de ejercer de juez junto con Iván Olmos, subcampeón nacional y semifinalista mundial de debate, y Belén Xestal, comunicadora y periodista.
ef-blog-3
Después del debate, los jueces dan el feedback a los alumnos. Se evalúa la forma y el fondo de las intervenciones de cada equipo, desde la solidez de sus argumentos y fuentes hasta su comunicación no verbal, por ejemplo.

 

¿Quieres mejorar tu oratoria y capacidad de comunicar eficazmente?

¿Te apuntas al curso de Oratoria y Media Training?

Infórmate en este enlace ¡Te esperamos!

ef-foto-con-ivan

 

5 consejos de Javier Cebreiros para perder el miedo escénico.

javiercebreirosmiedoescenico Javier Cebreiros tiene un sueño, según cuenta en su perfil de linkedin: “¡quiero cambiar el mundo! (mi mundo) y lo haré a través de la comunicación positiva, con un mensaje propio basado en creer en las personas y en sus posibilidades. Escribo, leo, comunico y disfruto poniendo en práctica esa idea en múltiples proyectos empresariales y sociales en los que participo. Me encantan las personas y por eso trabajo cada día para ser mejor profesor, porque me gusta tanto compartir ideas en cursos, encuentros, sesiones y conferencias; como escucharlas con atención, ¿tomamos un café?”.

Ahora que ya sabes quién es Javier, te dejo con sus 5 consejos para perder el miedo escénico:

1. Olvida tu lenguaje corporal.

olvidatulenguajecorporalSon múltiples los cursos y libros que defienden el desarrollo del lenguaje corporal, el tono de voz o los gestos como elementos clave de nuestra comunicación. Sin embargo, mi apuesta es que lo verdaderamente determinante son nuestras emociones y lo que nosotros somos. Las personas comunicamos constantemente y no durante un tiempo de exposición concreto, sino durante veinticuatro horas cada día, con lo que lo más importante no es cómo lo hacemos, sino cómo somos. En resumen: para ser mejor comunicador hay que trabajar para ser mejor persona.

2. Más importante que ‘cómo’ hablas, es ‘para qué’ hablas.

Muchas veces las personas están mucho más pendientes de cómo hablan (manos, gestos, mirada… como comentábamos antes) que de lo verdaderamente importante: ¿para qué estás ahí? Incluso antes del discurso, de la forma y de muchos factores, la pregunta importante es si verdaderamente tiene sentido para ti esa conferencia. Esto lo digo porque las personas que hablan con sentido (véase los buenos profesores, Luther King…) era porque para ellos era francamente importante y significativo dar esa conferencia.

3. Somos las emociones que comunicamos.

Es mi frase más conocida. Está demostrado que las emociones no se pueden ocultar, se reconocen y se contagian. De este modo, si yo llego triste o feliz, tú lo reconocerás y te contagiarás de mi estado. Esto me ha llevado a resumir que al final, somos las emociones que comunicamos; algo que tiene dos lecturas. Por un lado, nos recuerda la importancia de nuestro estado en nuestras relaciones con los demás, ya que nuestras emociones afectan a los demás. Por otro lado, si esto es así, llega el ejercicio más difícil de practicar: trabajar cada día las emociones positivas.

4. Lo más importante de una presentación no eres tú, son los demás.

Creo que el ego es uno de los mayores enemigos de cualquier ponente y presentación. Soy un firma defensor de la humildad, dado que creo que en cualquier presentación lo verdaderamente importante es la audiencia, que es a la que hay que aportar valor. De ahí que lo interesante no está en pensar en uno mismo (ni cómo nos movemos, ni cómo nos está saliendo, ni qué proyección me da esta ponencia) sino pensar en los demás: ¿está siendo valioso para el que está ahí?

5. La autenticidad es la mejor de las diferencias.

Cuando uno piensa en los mejores profesores que ha tenido en su infancia, estoy prácticamente seguro que no era por cómo se movían, las palabras que usaban o su lenguaje corporal. Seguramente compartiesen dos características geniales: autenticidad y pasión. Eran ellos mismos, y eso es lo que les hacía ser diferentes; y por otro lado, amaban su materia, y sobre todo, dar clase. Les gustaba ver nuestro crecimiento, y eso se expresaba por cada poro de su piel.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE JAVIER CEBREIROS EN SU BLOG

[Gracias, querido Javier, por tu amistad y tu colaboración en este blog]

Saber escuchar, el primer paso para comunicar.

“El ser humano tiene dos orejas y sólo una lengua para que pueda escuchar el doble de lo que habla”. Epicteto de Frigia (55 – 135 d.C.).

saberescucharUn encuentro en un café con un viejo amigo, una charla profesional con un compañero de trabajo, una reunión de la comunidad de tu edificio… Estoy convencido, lector de este blog, que en estas situaciones has notado, al menos una vez, la falta de interés de tu interlocutor. Tu amigo, tu colega o el vecino han monopolizado la conversación. Te han contado su último romance, sus proyectos laborales o las necesidades del bloque que habitas y tú te has quedado con las ganas de hablar. Lo intentaste, pero cada vez con menos insistencia al darte cuenta de que la otra parte, simplemente, no te prestaba atención.

Mar Castro y Luis López García defienden la necesidad de saber escuchar en su libro “Técnicas para hablar en púbico”. Cuentan que de los cuatro tipos de escucha (inactiva, selectiva, reflexiva y activa) las dos primeras son “estériles e improductivas”, bien porque se escuchan las palabras pero no se presta atención al mensaje, bien porque se escucha únicamente aquello que interesa. Sin embargo, sí tienen valor las escuchas activa y reflexiva.

En la escucha activa “se observa la realidad del otro, manteniendo los puntos de vista propios”. En la escucha reflexiva el oyente “ofrece unas respuestas al orador que demuestran que ha entendido y aceptado” lo que ha escuchado; es decir, el objetivo es “confirmar que lo que el orador dice y el espectador interpreta” son la misma cosa.

libromar

Todos deberíamos verbalizar la escucha, demostrar al hablante que le estamos prestando atención. ¿Cómo lo hacemos? Mar y Luis mencionan la técnica de escuchar realmente de Dale Carnegie: recurriremos a “comentarios breves, sencillas palabras, sonidos de comprensión o parafrasear alguna frase” para animar al orador a continuar con su presentación. Recuerdan además que en la misma línea, otro autor, Jim Dugger, recomienda: “presta atención a sus narraciones, aliéntale a hablar de sus experiencias, vivencias y sentimientos, demuéstrale que quieres escucharle, suprime todas las distracciones que puedas, sé paciente y empático, practica el sentido del humor, evita realizar críticas y argumenta de forma prudente”.

[Gracias, querida Mar, por tu libro dedicado, por tu amistad y por tu capacidad para escuchar].