Formador online, ¿aburres o enriqueces? Enriquece tus clases a distancia con técnicas propias del periodismo

Los profesionales que se dedican al menos parcialmente a la formación han tenido que cambiar la manera de relacionarse con los alumnos de una manera que nunca habían sospechado. En mi caso, desde el pasado 14 de marzo, o imparto sesiones a distancia o me las imparten. Profesor online por la mañana, alumno online por la tarde. Hemos tenido que subirnos a este carro, sin apenas tiempo y con mucha improvisación. Quizá ahora es momento para reflexionar y dar un giro a nuestras clases para que sean más entretenidas, sin que por ello pierdan calidad y rigor. 

¿Cuál es mi propuesta? Sugiero incluir en las clases online los formatos periodísticos audiovisuales más habituales. Veamos:

El secreto está en recurrir a

LAS NOTICIAS. 

Incluir vídeos en tus formaciones online aporta una dosis de calidad en tus clases. Si los editas como si se tratara de una noticia (con tu voz en off, los planos que hayas grabado y los testimonios que hayas recogido), estás ofreciendo un contenido elaborado, único, de tu propia cosecha, que no pasará desapercibido. 

Además, esos minutos en los que no estás expuesto ante tus alumnos te permitirán tomar un breve respiro, sin tener que interrumpir el desarrollo de la sesión. Es muy importante, eso sí, que estas noticias sean breves para que los asistentes no pierdan el interés. Con 5 minutos debería ser suficiente para centrarte en un aspecto muy concreto de tu temario. 

Si te interesa incluir noticias en tus formaciones, te aconsejo que te suscribas a una plataforma de edición de vídeos. La opciones gratuitas suelen tener una molesta marca de agua que desaparece en la opción de pago. Pero entiendo que vas a hacer una buena inversión. Yo suelo utilizar Filmora. 

Los asistentes a tus sesiones apreciarán el esfuerzo, con vídeos de elaboración propia que duran lo justo para formar y entretener al mismo tiempo. 

LAS ENTREVISTAS. 

Filmora te serviría también no solo para grabar entrevistas a distancia (pues tiene la opción de grabar la pantalla para registrar, por ejemplo, una entrevista por ZOOM), sino también para editarlas. Esto último es muy importante: se trata de reproducir solo las partes de la entrevista que hayan resultado interesantes, salvo que hayas mantenido una conversación que merece ver de principio a fin. Selecciona los fragmentos más interesantes, elimina las partes que aporten poco o nada y cubre algunos momentos de la charla con imágenes relacionadas con el tema que abordas, respetando el audio. Puedes incluso incluir la opción de los rótulos para destacar los diferentes subtemas de la entrevista o para transcribir literalmente algunos de los titulares más destacados que va dejando tu entrevistado.    

No descartes la posibilidad de incluir entrevistas en directo. Presentas a tu invitado, le planteas varias preguntas y reservas unos minutos finales para que los alumnos intervengan con sus dudas. 

LOS DEBATES. 
El debate mantiene su buena forma en la parrilla televisiva. Los magacines matinales (tipo Espejo Público), los programas de infoentretenimiento vespertinos (como Más Vale Tarde) y contenedores políticos de prime time (La Sexta Noche) recurren al debate, al menos como una sección, para atraer la atención de cientos de miles o millones de espectadores. ¿Por qué no pruebas a incluir un debate entre tus alumnos? Plantea un tema que esté relacionado con tu clase y que pueda ser expuesto al menos desde dos puntos de vista, concede un tiempo para cada uno de los dos voluntarios que se presenten a defender las dos opciones y, al final, si te lo permite la plataforma que utilizas para tus clases, lanza una encuesta entre el resto de los alumnos para que decidan quién ha ganado.
 
Si esta entrada fuese una clase, por ejemplo, se me ocurriría proponer el siguiente debate: ¿Crees que las herramientas periodísticas pueden ayudarte a impartir clases online más entretenidas? 
 
¿Me lo cuentas en un correo?

Por cierto, si te interesa asistir a la próxima edición del Curso Online de Comunicación Televisiva de Atresmedia (28 de septiembre a 2 de octubre + clase extra el 8 de octubre), aún estás a tiempo: Tu plaza en el Curso Online de Comunicación Televisiva

Escríbeme si tienes alguna duda. Gracias.

 

Un evento online no es una videollamada. ¿Qué es entonces?

¿Qué debemos tener en cuenta para diseñar, presentar o simplemente intervenir en un evento corporativo online? ¿Cuáles son los errores más comunes que hay que evitar y los trucos o herramientas que nos ayudan a dar visibilidad a nuestra marca? Os dejo aquí los mismos consejos que les he dado a mis clientes, empresas u organizaciones de todo tipo que, más o menos forzados por la nueva realidad, han reconvertido un evento presencial en un acontecimiento online.
 

    • EL CONSEJO MÁS IMPORTANTE: NO ES UNA “VIDEOLLAMADA”, ES UN EVENTO.

Si no tienes tiempo para leer esta entrada hasta el final, quédate al menos con esta idea: un evento no es una simple videollamada. La actitud que debemos mantener es diferente: se trata de ofrecer un plus de entusiasmo en nuestra comunicación. Por ejemplo, a los emprendedores que presentaron su proyecto en el demo day de la EOI (Escuela de Organización Industrial), les recomendé que cuando llegase su turno de intervención imaginasen que subían a un escenario físico a recoger un premio. Además, a cada uno de ellos les di paso con una pregunta que les llevaba, con la respuesta, a enlazar con su presentación de una forma fluida, sin interrupciones. Las preguntas estaban pactadas y planteadas con el fin de que cada participante se luciera ante los presentes. Todo respondía a un guion, pero representado con naturalidad y ritmo, sin encorsetamientos.

  • ELIGE BIEN LA PLATAFORMA.

Si está en tus manos la elección de la plataforma, ten en cuenta que no todas te ofrecen la posibilidad de ver al mismo número de asistentes. Blackboard, por ejemplo, solo permite ver a cuatro personas. Yo me siento más cómodo en Zoom. Tengo a más participantes en la pantalla, sintiéndome así más acompañado.

  • TÚ PUEDES HACERLO. A TU ESTILO Y SIN RENDIRTE: NO TE QUEDARÁS EN BLANCO NUNCA.

Comunica según tu estilo. Cada uno de nosotros tenemos nuestra forma de comunicar. Podemos ser más o menos serios, más o menos enérgicos… pero todos tenemos una manera de presentar nuestro proyecto. Y todas ellas valen. No te quedarás en blanco NUNCA, porque tendrás tu intervención escrita en unos papeles. Antes de no saber qué decir, bajas la vista y tiras de lectura. Sin complejos.

  • MEJOR TARJETAS QUE PAPELES.

Los folios valen. Si los tienes además sobre la mesa no se verán. Pero si imprimes en cartulina unas tarjetas tamaño medio folio A4 y con tu logotipo visible en la cara que da a la cámara, lograrás un efecto más corporativo y eficaz. Sostén con una mano las tarjetas y mueve la otra según lo necesites, para enfatizar tus mensajes.

  • MIRA A LA CÁMARA.

Parece una obviedad decir que hay que mirar a la cámara, pero es necesario recordarlo. Si miramos a una o a varias de las personas que aparecerán en la pantalla del ordenador, perdemos la fuerza de la mirada. Si, por el contrario, miras directamente a la cámara mientras hablas, cada uno de los asistentes tendrá la sensación de que hablas solo para él o ella.

  • PRESTA ATENCIÓN AL TIEMPO.

En los eventos presenciales es muy importante que te ajustes al tiempo. En los actos online, aún lo es más. Si eres presentador, ni te excedas en tiempo ni des tanta información que dejes a la persona que presentas con poco decir, porque tú ya lo hayas dicho todo.

  • DIRÍGETE A TODOS, NO SOLO AL PRESENTADOR.

Si nuestro papel se limita a intervenir durante un breve espacio de tiempo y el presentador nos da paso, nosotros nos dirigimos a TODOS los asistentes. Hablamos en plural. Nadie debe sentirse ignorado.

  • MUESTRA TU PRODUCTO (O ALGO RELACIONADO CON TU SERVICIO).

El cuidado del fondo, de todo lo que aparece detrás de nosotros, es fundamental. Si eres artesano, por ejemplo, lo ideal sería transmitir desde tu taller. Cuida la iluminación y aprovecha la oportunidad para mostrar tu producto en directo.

  • REDUCE AL MÍNIMO TU PRESENTACIÓN (POWER POINT).

Prioriza los elementos del punto anterior (elementos materiales, el fondo, interacción con tu producto…) y minimiza la importancia de las presentaciones. El Power Point es poco aconsejable. Como si no necesitas utilizarlo. Si lo haces, te aconsejo que sean pocas las presentaciones y que las expongas de una sola vez, todas juntas. Utiliza solo imágenes de calidad y no satures a los espectadores con un exceso de datos.

Volviendo al ejemplo del demo day de la EOI que ya conoces: dos hermanas presentaron su negocio de lettering sin recurrir al Power Point en lo más mínimo. Ni una sola slide para informar incluso de sus necesidades económicas. Como habrás imaginado, enseñaron su presupuesto «presencialmente», rotulado en un papel que mostraron a cámara. Lograron un efecto más espectacular que si se hubieran limitado a incluir el dato en una triste pantalla de Power Point.

¿Qué te ha parecido esta entrada? ¿Me lo cuentas en un correo?